La economía chilena creció un 5,5 % en 2012, menos que el 6,0 % del año anterior, pero mostrando resistencia a los efectos de la crisis, a tal punto que espera otro buen año en 2013, cuando podría crecer hasta un 5,0 %, dijo hoy la Cepal.

Al igual que en 2011, "pero con mayor intensidad", el principal impulso de la economía chilena provino este año de la demanda interna, con un aumento cercano al 8,0 %, destacó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en su Balance Preliminar de la economía regional.

La inflación, pese a aprensiones iniciales, se mantuvo controlada y a noviembre acumulaba un 2,1 % interanual, en la base de la meta de mediano plazo del Banco Central, mientras el desempleo se redujo de forma sostenida y puede cerrar en un 6,4 % (6,6 % en octubre) debido al dinamismo de la actividad económica.

Para el próximo año, la Cepal proyecta que la inflación se mantenga en un rango meta establecido por el Banco Central, de un 2,0 a un 4,0 % anual para un horizonte de dos años.

El informe señala que las exportaciones cayeron (4,3 % a octubre) como resultado de la desaceleración del crecimiento de los principales socios comerciales del país, mientras las importaciones, conforme con las demanda interna, siguieron creciendo, pero a menor ritmo que en 2011.

De este modo, la cuenta corriente de la balanza de pagos acumuló un déficit equivalente al 2,6 % del PIB (unos 6.064 millones de dólares), que contrarrestados con un superávit de 3.387 millones en la cuenta de capitales y financiera, determinan un saldo negativo de 2.677 millones de dólares en la balanza global.

Las turbulencias externas que afectaron los mercados internacionales, ocasionaron, según el informe, una menor entrada neta de flujos financieros, si bien los ingresos por inversión extranjera directa anotaron un fuerte repunte, que convirtió a Chile en el segundo destino de la región.

Debido a la contracción de los flujos financieros y al término de un programa de compra de dólares por parte del Banco Central, las reservas internacionales registraron una disminución de 2.700 millones de dólares, aunque se mantienen en torno a los 39.500 millones según las autoridades del país.

El PIB por habitante crecerá este año en Chile un 4,6 %, mientras los salarios medios reales lo harán un 3,2 %, según el informe de la Cepal, que destaca además que el gobierno central cerrará el año con un déficit equivalente al 0,2 % del PIB.