El primer banco alemán, Deutsche Bank, ganó hasta septiembre 2.818 millones de euros, un 32 % menos que en el mismo periodo de 2011, en un entorno económico de incertidumbre.

Deutsche Bank informó hoy de que la ganancia antes de impuestos se redujo en los mismos meses un 31 % hasta 3.966 millones de euros.

Asimismo los ingresos por intereses cayeron un 6 %, hasta 25.183 millones de euros.

Los consejeros delegados de Deutsche Bank, Jürgen Fitschen y Anshu Jain, dijeron que "en el tercer trimestre logramos un resultado operativo fuerte".

"Nos pudimos beneficiar de la mejora del entorno en el mercado", según Fitschen y Jain.

Deutsche Bank tuvo en el tercer trimestre un beneficio neto de 755 millones de euros, un 3 % menos que en los mismos meses del pasado ejercicio.

El primer banco alemán ha reducido sus activos de riesgo y fortalecido su capital para lograr las exigencias de la nueva regulación bancaria de Basilea III.

Fitschen y Jain pronosticaron un entorno económico incierto a corto plazo y que por ello mantendrán una estrategia prudente en relación con la gestión de riesgo.