El ministro de Petróleo y Minería de Venezuela, Rafael Ramírez, indicó hoy que el incendio en dos tanques de nafta de la refinería El Palito, en el norte-centro del país, está "controlado" y esperan extinguirlo a lo largo del día y aseguró que la refinería está en "operaciones normales".

"Ese incendio está controlado, está confinado, lo estamos extinguiendo", dijo al canal del Estado el también presidente de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) al referirse a un incendio causado ayer, según informó él mismo, por una "gran tormenta eléctrica".

Ramírez señaló que ya se logró apagar el incendio de un tanque y el trabajo se concentra ahora en el segundo tanque afectado, con una capacidad de 170.000 barriles, que "estimamos, dijo, que en el transcurso del día de hoy podamos extinguir".

El incendio en El Palito se produce menos de un mes después de que una explosión por una fuga de gas en la refinería de Amuay (noroeste) provocara un incendio que duró varios días y que produjo derrumbes en viviendas de los alrededores que dejaron un saldo de al menos 42 muertos.

"Es una situación absolutamente distinta, diametralmente distinta a la situación que se presentó en Amuay. Esto es un accidente a todas luces", precisó el funcionario al hacer alusión a la explosión que se registró el pasado 25 de agosto.

Ramírez dijo que "no hay riesgo alguno" para las comunidades aledañas e insistió en que "no se ha detenido ningún área de proceso de la refinería".

"La refinería está procesando sus 135.000 barriles día. Estamos en operaciones normales y concentrados nuestros equipos en extinguir este fuego que se produjo lamentablemente", subrayó.

"El llamado es a la calma", reiteró Ramírez garantizando que hay "suficiente combustible" y "suficientes inventarios" en el país.

El Palito, ubicada en la ciudad de Puerto Cabello, estado Carabobo (centro), tiene una capacidad para procesar unos 135.000 barriles diarios de petróleo, una parte de los cuales se destina al mercado local y el resto va para exportación.