El gobierno japonés acordó comprar islas privadas en el Mar del Este de China que son controladas por Japón, pero reclamadas también por China, dijo la prensa japonesa el miércoles.

El gobierno acordó comprar tres de las cinco principales islas, llamadas Senkaku en japonés y Diaoyu en chino, de manos de la familia Kurihara por 2.050 millones de yenes (26 millones de dólares), dijeron la agencia noticiosa Kyodo y los periódicos Yomiuri y Asahi, que citaron fuentes anónimas.

Un funcionario del gobierno declinó confirmar el acuerdo y dijo que las negociaciones proseguían.

Las tensiones sobre las islas han aumentado desde abril, cuando el gobernador de Tokio, el nacionalista Shintaro Ishihara, anunció un plan para que el gobierno municipal recaudase dinero para comprar las islas para que no fuesen vulnerables a compra por terceras partes, como China.

China no reconoce la propiedad de la familia japonesa de las islas, por lo que el acuerdo no afectaría el reclamo chino sobre las mismas.

El fin de semana, Tokio envió un grupo de expertos a aguas alrededor de las islas para inspeccionar zonas de pesca t posibles lugares para construcciones, en una medida que fue enérgicamente criticada por Beijing.

Los reportes de prensa el miércoles dijeron que el financiamiento de la compra requeriría aprobación del gabinete,y que ello muy probablemente sucedería en una o dos semanas. Dijeron que el acuerdo final pudiera ser concluido para el final del mes.