El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, defendió hoy la seriedad de las investigaciones que se llevan a cabo para determinar las causas de la explosión producida el pasado 25 de agosto en la refinería de Amuay (noroeste), que provocó la muerte de 42 personas.

Chávez explicó en rueda de prensa que hay varios grupos de investigación que "están siguiendo protocolos internacionales muy serios y están investigando esta tragedia, las causas sobre todo".

"Aún no es tiempo de anunciar resultados pero tengan ustedes la seguridad de que así como en lo político nosotros somos serios en esto (...) en el momento en que haya conclusiones de una investigación seria se anunciarán al país, lo demás no son sino especulaciones", dijo el presidente venezolano.

En la madrugada del 25 de agosto, una explosión por una fuga de gas dejó en llamas parte del área de tanques de la refinería, la mayor de Venezuela y una de las mayores del mundo, y provocó destrozos y derrumbes en las viviendas de los alrededores dejando al menos 42 muertos, 8 desaparecidos y más de un centenar de heridos.

El mandatario venezolano defendió a su ministro de Petróleo, Rafael Ramírez, también presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA), a quien calificó como "venezolano a carta cabal, un hombre honesto, un trabajador incansable".

Además dijo que Ramírez está confirmado en ambos cargos para el próximo periodo de Gobierno, al que Chávez aspira en las elecciones del 7 de octubre.

Medios venezolanos informaron en los últimos días que en la Memoria y Cuenta de 2011 de PDVSA constaba que sólo se ejecutó el 19,3 % de las paradas técnicas de mantenimiento programadas para 2011 y, en el caso de Amuay, solo se hicieron dos paradas de las nueve que estaban programadas.

El ministro Ramírez destacó ayer que esas paradas están sujetas a supervisión y algunas pueden ser pospuestas de acuerdo a una serie de plazos técnicos.

El presidente venezolano reiteró hoy que el que "una falla de mantenimiento haya producido el accidente en Amuay eso nadie puede decirlo ahorita de manera firme" y aseguró que PDVSA ha cumplido con las paradas previstas en los últimos años.

"Si un error se cometió y nadie lo detectó a tiempo es lamentable, triste y trágicamente que el comando de la guardia estaba muy cerca de esa zona", indicó Chavez, en alusión al puesto de la Guardia Nacional que custodiaba la instalación y que fue arrasado por la explosión.