La petrolera YPF, controlada por el Estado argentino tras la expropiación del 51 % de las acciones al grupo español Repsol, lanzó hoy una oferta de obligaciones negociables (ON) por 1.350 millones de pesos (290,3 millones de dólares) ampliable a 1.500 millones de pesos (322,5 millones de dólares).

La petrolera colocará tres tipos de títulos, todos nominados en moneda local y bajo legislación argentina, según documentos remitidos hoy a la Comisión de Valores (regulador de los mercados) de Argentina y a la Bolsa de Buenos Aires.

Las ON clase VI, por valor nominal de hasta 50 millones de pesos (10,7 millones de dólares) y ampliable hasta 100 millones de pesos (21,5 millones de dólares), tendrá un vencimiento a 270 días e intereses a tasa fija a pagarse trimestralmente.

Las ON clase VII, por valor nominal de hasta 100 millones de pesos (21,5 millones de dólares) y ampliable hasta 200 millones de pesos (43 millones de dólares), tendrán vencimiento a 18 meses e intereses variables a pagarse en forma trimestral.

Las ON clase VIII, por valor nominal de hasta 1.200 millones de pesos (258 millones de dólares), tendrán vencimiento a 36 meses e intereses a tasa variable.

El período de difusión pública de la oferta concluirá el próximo día 10, mientras que el período de subasta pública estará vigente entre el 11 y el 12 de septiembre.

El 13 de agosto pasado YPF anunció que emitiría ON por hasta un valor de 3.500 millones de pesos (759,2 millones de dólares) dentro del programa vigente, por un total de 1.000 millones de dólares, vigente desde 2008.

YPF busca ampliar este programa global en 2.000 millones de dólares adicionales, propuesta que será puesta a consideración de los accionistas en la asamblea convocada para el próximo día 13.

El jueves pasado, el presidente de YPF, Miguel Galuccio, dio detalles a la prensa del plan de inversiones de la petrolera por 37.200 millones de dólares para el período 2013-2017.

Galuccio precisó que el 80 % de los recursos necesarios para el plan será financiado con el flujo de caja propio de la compañía y el resto corresponderá a toma de deuda -bancaria y con colocación de bonos en los mercados- y aportes de un socio internacional para el desarrollo de un área dentro de Vaca Muerta, la gigantesca formación de hidrocarburos no convencionales del oeste de Argentina.

El presidente de la petrolera explicó que con este esquema de financiación propia y con un máximo de endeudamiento anual por 500 millones de dólares, YPF puede crecer a una tasa del 4 % anual.

Sin embargo, dijo que si YPF logra sumar otros socios para el desarrollo de otras dos áreas de gas y petróleo no convencional, entonces la inversión total para 2013-2017 podría ascender a 40.000 millones de dólares y la compañía podría alcanzar una tasa de crecimiento del 9 % anual en cinco años.

En este contexto, Galuccio aseguró que "la estabilidad financiera de YPF está asegurada" y que la compañía prevé realizar próximamente presentaciones de su plan de negocios en Estados Unidos y Europa a potenciales inversores.

La compañía está bajo control del Estado argentino desde que en mayo pasado el Parlamento aprobó la expropiación del 51 % de las acciones de la petrolera al grupo español Repsol, que mantiene una participación accionarial del 12 % en YPF.

La empresa registró en el primer semestre del año ganancias netas por 2.127 millones de pesos (458,4 millones de dólares), un 10,1 % menos que en igual período de 2011.

En el segundo trimestre del año las ganancias netas de YPF ascendieron a 833 millones de pesos (179,2 millones de dólares), un 8 % más que en igual trimestre de 2011.