Los rebeldes del Ejército Libre Sirio (ELS) derribaron hoy un avión Mig, de fabricación rusa, en un aeropuerto militar de la provincia de Idleb (norte) y mataron a sus dos pilotos, dijo a Efe el subcomandante en jefe del ELS, Malek Kurdi.

El militar desertor explicó por teléfono desde Siria que el aparato acababa de despegar del aeropuerto de Abu Duhur, al este de la ciudad de Idleb, capital de la provincia homónima, pero fue tiroteado por miembros del ELS, lo que provocó que se incendiara.

Los dos pilotos salieron del avión en paracaídas, pero fueron abatidos por los combatientes que abrieron fuego contra ellos.

Este incidente se produjo hoy después de que el aeropuerto de Abu Duhur fuera atacado anoche por el ELS con proyectiles de mortero y ametralladoras en una ofensiva en la que los rebeldes destruyeron diez de los veinte aviones Mig 23 y 21 que había en ese momento en las instalaciones, indicó Kurdi.

Agregó que en la actualidad unidades del ELS asedian el aeropuerto, en cuyos alrededores se encuentran también fuerzas del régimen que intentan mantener su control.

Esta información no ha podido ser verificada de forma independiente debido a las restricciones impuestas por el régimen de Damasco a los periodistas para trabajar

Este ataque se produjo después de que ayer los rebeldes lanzaran una ofensiva contra el helipuerto de Taftanaz, en la misma provincia, donde hoy continúan desplegados los insurgentes, al igual que los efectivos gubernamentales, aunque, según Kurdi, no se han registrado enfrentamientos.

"La estrategia del ELS tiene como objetivo importante ahora atacar los aeropuertos porque el régimen los utiliza para matar al pueblo sirio y a revolucionarios", afirmó Kurdi.

"Para nosotros, es muy importante controlar las armas químicas para impedir tanto al régimen como a cualquier otro grupo armado utilizarlas y causar entonces una catástrofe", añadió.

El lugarteniente del ELS apuntó que las autoridades sirias "se preparan para utilizar las armas químicas, ya que se han dado órdenes a algunas unidades del ejército para que preparen el contenido de estas".

Kurdi denunció, asimismo, que el 85 % de los integrantes de las Fuerzas Armadas pertenecen a la minoría alauí, credo que profesa el presidente sirio, Bachar al Asad, y que el régimen discrimina a los militares con otras creencias para causar un conflicto sectario.