Periodistas colombianos cerraron filas en defensa de una columnista a quien la Corte Suprema advirtió que denunciará por injuria y calumnia al escribir que los magistrados eran unos burocratizados y subordinados.

Aunque ya en el pasado magistrados de la Corte Suprema y ex presidentes han instaurado procesos contra algunos columnistas por los mismos delitos, en casos que no prosperaron o aún se debaten, es la primera vez en los últimos tiempos que todo el máximo tribunal, integrado por 23 miembros, amenaza con una demanda, en este caso a Cecilia Orozco, columnista del diario El Espectador.

"Eso en Ecuador lo hace (el presidente Rafael) Correa, aquí lo hace la Corte", dijo en diálogo telefónico con The Associated Press la reconocida columnista María Jimena Duzán, quien también escribió sobre la Corte en una columna en la revista Semana y fue mencionada por el máximo tribunal en su comunicado, pero sólo para rechazar sus críticas, sin anunciar una demanda en su contra.

Añadió que a ella y a Orozco "nos están cobrando" en el máximo tribunal críticas hechas en el pasado por casos como una frustrada reforma al sistema judicial colombiano, añadió la columnista de Semana.

Fidel Cano, director del diario El Espectador, dijo en entrevista telefónica con la AP que la denuncia era un precedente muy grave y "me parece que están tratando de acallar las críticas".

Destacó que "ojalá (la denuncia) no prospere, porque imagínese a los más altos jueces del país, ¿quién los va a controvertir?"

En Colombia los delitos de injuria y calumnia son castigados con mínimo tres años de prisión y multas.

El un pronunciamiento de ocho puntos la Corte dijo el 23 de agosto que "ante la gravedad de las imputaciones realizadas por la señora Cecilia Orozco Tascón contra los magistrados, la Sala informa a la opinión pública que procederá a instaurar denuncia penal en su contra por los delitos de injuria y calumnia, ante la Fiscalía General".

Agregó que "no desconoce que se trata de columnas de opinión, merecedoras del más absoluto respeto de parte de la comunidad, por ser expresión del derecho fundamental a opinar, pero esto no significa que so pretexto de su ejercicio, deba tolerar o callar ante los atropellos de otros derechos, también de origen constitucional, como la dignidad, el buen nombre, la imagen y la honra".

En la jornada, el fiscal general, Eduardo Montealegre, les dijo a los reporteros que le pidió a la Corte reconsiderar la denuncia interpuesta contra Orozco.

Le he pedido "a la Sala Penal de la Corte Suprema que reconsiderara la decisión de formular esa denuncia", dijo.

Por su parte el Comité para la Protección de los Periodistas, con sede en Nueva York, hizo la misma solicitud a la Corte Suprema.

"Es indignante que una sala entera de la Corte Suprema acuse a los periodistas Cecilia Orozco Tascón y María Jimena Duzán", indicó Carlos Lauría, coordinador del programa de las Américas del Comité en el comunicado, divulgado en un correo electrónico. "La jurisprudencia interamericana afirma que los funcionarios públicos están sujetos a un mayor escrutinio. Este (la denuncia de la Corte) es un acto de intimidación contra periodistas por parte de uno de los órganos más poderosos del país", añadió Lauría.

En declaraciones a la radio RCN, Orozco ha dicho que no cambiará o rectificará "una coma" de su columna.

Orozco escribió en una columna publicada en las páginas de opinión el 22 de agosto de El Espectador que la sustitución de un magistrado auxiliar investigador este mes se debió a que era una "roca en el zapato" tanto de congresistas corruptos como "de sus propios colegas magistrados titulares, cuya conducta está cada vez más cerca de la de sus procesados" y que la mayoría de los integrantes de la Corte eran "clientelizados" y "burocratizados".

La organización no gubernamental colombiana Fundación para la Libertad de Prensa emitió el 24 de agosto un comunicado de rechazo por considerar que el anuncio de denuncia contra Orozco es "una violación a la libertad de opinión". Desde el pronunciamiento de la Fundación más de un centenar de columnistas y reporteros se han sumado a la condena al anuncio del máximo tribunal y han divulgado en sus cuentas de Twitter la columna de Orozco.