Los contribuyentes de Estados Unidos han ganado unos 17.700 millones de dólares después de que el banco de la Reserva Federal de Nueva York completara la venta de todos los activos hipotecarios que heredó tras el rescate de la aseguradora American International Group (AIG) durante la crisis de 2008.

"La conclusión de la venta del fondo Maiden Lane III marca el final de un capítulo importante de nuestra asistencia a la aseguradora AIG que se llevó a cabo para estabilizar el sistema financiero en medio de la crisis financiera", afirmó hoy el presidente de la Reserva Federal (Fed) de Nueva York, William Dudley.

El máximo responsable de la institución dijo en un comunicado de prensa que está "complacido" de haber podido "proteger" a la economía estadounidense de los "devastadores efectos" que habría supuesto una bancarrota de AIG y de haber defendido al mismo tiempo los intereses de los contribuyentes.

El banco de la Fed de Nueva York completó hoy la venta del fondo Maiden Lane III y obtuvo unos beneficios para las arcas públicas de unos 6.600 millones de dólares, que se suman a las más de 2.800 millones que ganó en febrero pasado con la venta del fondo Maiden Lane II, y otros 8.200 millones que obtuvo en enero de 2011.

La institución, que no detalló la identidad del comprador, dijo que gracias a los beneficios que obtuvo de las anteriores ventas se pudo recuperar la totalidad del préstamo de 24.000 millones de dólares que había autorizado la Fed de Nueva York para adquirir los activos tóxicos de la aseguradora en problemas.

En septiembre de 2008, en medio de la grave crisis financiera en el país que se extendió al resto de la economía mundial, el Gobierno estadounidense inyectó casi 180.000 millones de dólares en AIG para evitar su quiebra, a la que se veía abocado por su alta exposición a las denominadas "hipotecas basura".

El Departamento del Tesoro, que ha rebajado su participación en la aseguradora del 92 % al 61 % desde su rescate, anunció el pasado 3 de agosto su cuarta oferta de acciones de AIG por valor de 4.500 millones de dólares, de los que la compañía se comprometió a recomprar unos 3.000 millones.

A falta de menos de dos horas para el cierre de la sesión en la Bolsa de Nueva York (NYSE), las acciones de AIG subían un tímido 0,06 % para cambiarse de manos por 33,57 dólares cada una, mientras que desde que comenzó el año se han revalorizado el 44,74 % y el 46,51 % en los últimos doce meses