Esta ciudad, la mayor de Haití y capital del país, registró un incremento constante en la tasa de homicidios durante el primer semestre del año, indica un estudio.

Un equipo de investigadores halló que la tasa de asesinatos en Puerto Príncipe trepó el 25% a un récord de 76,2 asesinatos por cada 100.000 personas, en comparación con 60,9 antes en el año.

El estudio, "Los costos económicos del delito violento en el Haití urbano", también incluye los gastos asociados con el entierro de las víctimas. Los funerales no son baratos en un país donde cunde el desempleo, reportan los expertos Athena Kolba y Marie Puccio, de la Universidad de Michigan, y Robert Muggah, del Instituto Igarape, una organización brasileña sin fines de lucro.

"Esto nos dice que el Haití urbano es menos seguro", afirmó Kolbe. "Hacen falta cambios de política prescriptiva y una intervención a largo plazo que enfrente las causas del delito".

Kolbe añadió que el departamento de policía haitiano y la fuerza de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas en el país deben hacer frente a las causas del delito.

Tradicionalmente Puerto Príncipe tenía tasas de asesinatos menores a las de otras capitales en el Caribe, y la misión de la ONU ha contribuido a la estabilidad desde el 2004. Pero solamente hay 10.000 agentes de policía en un país de 10 millones de habitantes.

La conclusiones, extraídas de encuestas mensuales entre agosto del 2011 y julio del 2012, provocan preocupación de que el delito violento esté aumentando, particularmente en las mayores concentraciones urbanas. Pese a las inversiones internacionales significativas en la policía, los ciudadanos haitianos luchan por el acceso a los servicios básicos, revela el estudio.

El informe se centra en la capital y otras ciudades grandes como Cabo Haitiano, Les Cayes, Gonaives y Jacmel.

La tasa de asesinatos subió a 76,2 por 100.000 habitantes en Puerto Príncipe, en comparación con 60,9 en febrero. En octubre del 2011, era menos de 10 en la capital.

Son las cifras más elevadas desde el 2006, según el estudio.

Por comparación, la tasa de homicidios de Nueva York era menos de siete en el 2011, y Oakland, California, tuvo 23.

La situación será responsabilidad de Gotson Aurelus, nuevo director interino de policía de Haití. Su predecesor, Mario Andresol, terminó su gestión este mes después de ocho años. La designación de Aurelus debe ser aprobada por el Parlamento.

El estudio tiene un margen de error de más o menos dos puntos porcentuales.