Argentina denunciará a Estados Unidos ante la Organización Mundial del Comercio por impedir el ingreso a su mercado de carnes y limones pese a que, según la postura argentina, ambas materias primas cumplen con los estándares sanitarios internacionales.

El anuncio, a través de un comunicado de la cancillería argentina, se produjo horas después de que Estados Unidos y Japón hicieran una presentación formal conjunta ante el mismo organismo con sede en Ginebra para que Argentina explique su política de restricción a las importaciones mediante un sistema de licencias no automáticas y que los demandantes calificaron de "discriminatorias".

La cancillería argentina dijo en un comunicado difundido este martes que frente a la "estrategia de dilatar las respuestas" por parte de Estados Unidos ante los reiterados reclamos de Argentina sobre el ingreso de carnes y cítricos "se redoblarán las acciones en defensa de nuestros productores y como forma de denunciar el doble estándar de los países más poderosos en la OMC, que exigen a los países en desarrollo reglas que no cumplen".

En el caso de las carnes, Argentina recordó que la Organización Sanitaria Internacional (OIE, por sus siglas en inglés) considera al país libre de aftosa sin vacunación pese a lo cual "Estados Unidos se ha hecho eco de lobbies proteccionistas y ha dilatado el proceso de reconocimiento de esta situación, así como demora injustificadamente la autorización para la importación de carne bovina fresca, enfriada o congelada".

Según la cancillería, el país sudamericano se pierde un negocio de 150 millones de dólares al año por esta restricción.

"El cierre injustificado del mercado estadounidense de carnes ha generado pérdidas directas en concepto de oportunidades comerciales por varios cientos de millones de dólares. Asimismo, genera un efecto indirecto negativo en otros mercados, como es el caso de Canadá, que toman al mercado de Estados Unidos como una referencia importante", argumentó el Ministerio de Relaciones Exteriores.

En lo que se refiere a los limones, sostuvo que "son víctimas de una barrera comercial judicial" ya que si bien el gobierno estadounidense aprobó su ingreso en 2000 un juez de ese país "decidió reinstalar la prohibición a pedido de los lobbies proteccionistas y desautorizando a las autoridades sanitarias de su país".

Argentina dijo que exporta ambas materias primas a destinos con altos estándares sanitarios como los Países Bajos, España, Italia, Alemania e Israel, entre otros, los cuales "no ponen en duda la excelente calidad del producto argentino".

De acuerdo con el procedimiento, Estados Unidos tiene un plazo de 60 días para responder al cuestionamiento argentino en el ámbito de la Organización Mundial del Comercio. La cancillería advirtió que "si las respuestas no fueran satisfactorias, Argentina exigirá la conformación de un panel de expertos que analizará las prácticas proteccionistas denunciadas".

La denuncia llega como contragolpe a los cuestionamientos que ha recibido el gobierno de Cristina Fernández ante la Organización Mundial del Comercio por las fuertes restricciones a las importaciones aplicadas desde 2011 para equilibrar la balanza comercial, proteger la industria nacional y contrarrestar una fuga de divisas por más de 20.000 millones de dólares al año, según la explicación oficial.