Veinticinco personas murieron y 43 resultaron heridas en una riña entre los internos que se disputaban el control de la cárcel central de Yare I, en la zona norte del país.

La ministra de Servicios Penitenciarios, Iris Varela, informó que el enfrentamiento entre dos grupos de presos armados se registró durante la tarde y noche del domingo en el horario de visitas. Uno de los familiares visitantes murió en el tiroteo.

Varela dijo a la televisora estatal que ya han sido identificados 17 muertos, pero que faltan por determinar la identidad de otros debido a que algunos quedaron desfigurados al recibir disparos en el rostro.

Agregó que entre los 43 heridos hay 29 presos y 14 familiares.

La ministra precisó que aun permanecen retenidas dentro de la cárcel, a unos 80 kilómetros al sur de Caracas, unas 900 mujeres que son familiares de los internos.

"Vamos a ir a conversar con ellos (los reclusos) para tratar de imponer el orden allí", agregó.

Yajaira Morroy, quien se identificó como madre de uno de los reclusos heridos, dijo a la AP en conversación telefónica que la situación dentro de Yare I está tranquila debido a que algunos familiares ya comenzaron a salir, pero admitió que los guardias nacionales "no han entrado todavía" al penal debido a que los presos aun tienen el control.

Morroy relató que su hijo, de 27 años, recibió un disparo en la pierna izquierda cuando trató de auxiliar a un familiar que también estaba herido a bala y que poco después falleció en sus brazos.

El recluso herido logró salir del penal luego de arrastrarse por el suelo varios metros hacía uno de los puestos de vigilancia de la cárcel desde donde fue trasladado a uno de los hospitales del oeste de la capital, precisó la madre.

El director de la organización de derechos humanos Una Ventana a la Libertad, Carlos Nieto, dijo a la AP, en conversación telefónica, que el enfrentamiento se generó por el "control del penal", y que el tiroteo entre los reclusos se extendió por casi cuatro horas, según le informó un familiar que aun se encuentra en el interior del centro.

Señaló que es grave que ocurra otro hecho violento en una cárcel venezolana a menos de un mes del motín de más de 15 días en el penal del estado suroccidental de Mérida que dejó más de media decena de muertos.

El activista afirmó que lo ocurrido en Yare I evidencia que la crisis carcelaria sigue latente en el país, y que el "problema carcelario más grave que son las armas en poder de los reclusos no ha sido resuelto".

Entre abril y mayo pasado se registró un motín en la cárcel capitalina de La Planta que se prolongó por casi tres semanas. Durante el tumulto, un grupo de presos, algunos de ellos armados, impidió a las fuerzas militares tomar el control del penal.

En ese incidente murió un recluso y cinco personas resultaron lesionadas, entre ellas dos guardias nacionales y tres presidiarios.

La ministra descartó el lunes que la oposición pueda utilizar este incidente de Yare I para criticar al gobierno del presidente Hugo Chávez en medio de la campaña electoral. "No hay condiciones morales para que salgan a atacar", afirmó.

Chávez, de 58 años, busca la reelección para un tercer período en los comicios del 7 de octubre.

Durante el primer semestre de este año, 304 presos murieron y otros 527 resultaron heridos en diferentes motines y enfrentamientos entre los internos que se registraron en las cárceles del país, según cifras de la ONG Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP).

El director del Observatorio, Humberto Prado, dijo que la cifra de reclusos fallecidos en el primer semestre superó en 15% la del mismo período del año pasado, que fue de 264 muertes violentas.

"Desde que crearon el Ministerio para Asuntos Penitenciarios van más de 500 muertos en nuestras cárceles", dijo el lunes el candidato presidencial opositor, Henrique Capriles, a través de su cuenta de Twitter, al cuestionar la gestión de Varela.

"Vemos como la transformación del sistema penitenciario venezolano es otra gran mentira que nos metió este Gob (gobierno) y su candidato", expresó Capriles al asegurar que de ser electo presidente en un año logrará "con voluntad política" que retorne la seguridad a las cárceles.

En Venezuela existen 33 penales que tienen unos 47.000 reclusos, de acuerdo con registros oficiales, pero que fueron diseñados para albergar sólo a 12.000 personas.

Durante 2011 hubo 560 muertos en los penales venezolanos, cifra que supera la de 2010, cuando se registraron 476 asesinatos.