Un general jubilado de la Policía colombiana se declaró culpable el lunes de un cargo de haber ayudado a un grupo paramilitar de narcotraficantes que Estados Unidos considera como una organización terrorista.

Mauricio Santoyo Velasco se declaró culpable en un tribunal federal en Alexandria, Virginia, de un cargo de asociación ilícita para proveer apoyo material a una organización terrorista extranjera, las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC, de extrema derecha).

Santoyo fue jefe de seguridad del entonces presidente colombiano, Alvaro Uribe, entre 2002 y 2005. También fungió como un alto comandante antiterrorismo. El reconoció, en un acuerdo de culpabilidad a cambio de una pena reducida, que de 2001 a 2008 recibió sobornos para ayudar a las AUC a frustrar los esfuerzos en contra del narcotráfico por parte de Estados Unidos y Colombia.

Santoyo, de 53 años, enfrenta entre 10 y 15 años de prisión cuando sea sentenciado en noviembre.