El opositor ruso Gary Kaspárov fue hoy interrogado por la Policía tras ser acusado de morder a un agente antidisturbios al ser detenido el pasado viernes durante la protesta contra la condena del grupo punk Pussy Riot.

"La Policía moscovita está dispuesta a realizar un análisis comparativo de los dientes de Kaspárov y de los dientes de sus perros policía", informó una portavoz de esta fuerza de seguridad, según las agencias rusas.

Un agente ha denunciado que Kaspárov le mordió después de que varios efectivos de las fuerzas antidisturbios se llevaran al opositor por la fuerza al furgón policial aparcado frente al tribunal de Jamóvniki de la capital rusa.

El agredido se dirigió inmediatamente a lo servicios médicos que se encontraban frente al tribunal, que le trataron de una herida en la mano.

En caso de confirmarse el mordisco, el Comité de Instrucción podría incoar un proceso penal contra Kaspárov, quien niega tajantemente haber agredido al policía.

"Di mis explicaciones y presenté un vídeo. Ellos aseguran que informarán al Comité de Instrucción del distrito Jamóvniki quien decidirá si abre un expediente penal", dijo el opositor tras abandonar la comisaría de policía.

Kaspárov, quien ha sido detenido en varias ocasiones por participar en protestas antigubernamentales no autorizadas, adelantó que prepara dos denuncias por detención ilegal y difamación contra los agentes de la Policía que le detuvieron.

"Quiero ver al agente. El que dice que le mordí. Eso es una burda mentira. Por supuesto, intenté desembarazarme como pude, pero mis dientes estaban completamente pegados. ¿Puede ser que fuera el perro policía quien le mordió? Que hagan un análisis", dijo.

Miembros de una organización policial "Oficiales de Rusia" aseguran que Kaspárov mordió al agente que le impidió que abandonara el furgón policial tras ser detenido.

"Mis ayudantes vieron claramente cómo Kaspárov mordía al policía. En el autobús no había ningún perro policía", dijo Antón Tsvetkov, jefe de la organización, citado por las agencias rusas.

Además de Kaspárov, el viernes fueron detenidos otros dirigentes opositores, como Serguéi Udaltsov, y numerosos partidarios de las tres mujeres de Pussy Riot condenadas a dos años de cárcel por cantar contra el presidente, Vladímir Putin, en la catedral de Cristo Redentor de Moscú.