El gobierno de Barack Obama acusó el lunes al fundador de WikiLeaks Julian Assange de hacer "afirmaciones disparatadas" sobre una presunta persecución de parte de Estados Unidos para desviar la atención de las denuncias de agresión sexual que enfrenta en Suecia.

El Departamento de Estado dijo que el caso de Assange no tiene nada que ver con Estados Unidos ni con la publicación de secretos estadounidenses en WikiLeaks y que sólo es un asunto que incumbe a Gran Bretaña — donde está refugiado en la embajada ecuatoriana_, Suecia y Ecuador.

La portavoz Victoria Nuland también reprochó a Ecuador que le haya otorgado asilo a Assange para impedir cualquier posible juicio de Estados Unidos en contra del fundador de WikiLeaks.

Nuland señaló que el intento por parte de Quito de que la Organización de Estados Americanos examine el caso es meramente un "espectáculo secundario".

Assange "está efectuando todo tipo de afirmaciones disparatadas sobre nosotros (Estados Unidos), cuando, de hecho, su situación con el gobierno de Gran Bretaña se relaciona a si enfrentará a la justicia en Suecia por algo ajeno a WikiLeaks", expresó Nuland a la prensa.

"Evidentemente, (Assange) intenta desviar la atención del verdadero problema, que es la posibilidad de que afronte juicio en Suecia", apuntó. "Ese caso es ajeno a nosotros (Estados Unidos), es entre el Reino Unido, Suecia y ahora Ecuador que se ha insertado en el mismo", agregó.

En un discurso desde la embajada ecuatoriana en Londres, Assange se declaró víctima de una presunta "cacería de brujas" de Estados Unidos y le pidió al presidente Obama que termine con ella.

"Estados Unidos debe comprometerse a que no intentará enjuiciar a nuestro personal o a nuestros partidarios", señaló Assange, en referencia específica al soldado raso de primera clase estadounidense Bradley Manning, quien aguarda juicio en torno al escándalo por documentos que difundió WikiLeaks.

Assange no mencionó el caso en su contra en Suecia, debido al cual afronta la extradición para que responda a un interrogatorio sobre las denuncias de que agredió sexualmente a dos mujeres.

Según Assange y sus paridarios,Suecia no es más que el primer eslabón de un plan que ha preparado Washington para enjuiciarlo en Estados Unidos. Estados Unidos y Suecia rechazan las afirmaciones en este sentido.