Un juez ruso sentenció el viernes a cada una de las tres integrantes de la banda de rock punk Pussy Riot a dos años de cárcel por vandalismo, en uno de los procesos judiciales más seguidos en la historia reciente de Rusia.

La sentencia se produjo en medio de protestas alrededor del mundo en apoyo de la agrupación feminista.

El juez dijo en el veredicto que las tres miembros de la banda "cometieron vandalismo motivadas por su intolerancia religiosa", ofendiendo a muchos creyentes.

Las tres fueron detenidas en marzo tras una actuación en la principal catedral moscovita, donde pidieron a la Virgen María que proteja a Rusia del presidente Vladimir Putin, quien pocos días después fue elegido para un nuevo mandato como mandatario.