El Reino Unido decidió negarle el salvoconducto a Julian Assange para salir del país, anunció el jueves el canciller William Hague poco después de que Ecuador le concedió el asilo diplomático al fundador de Wikileaks, quien está refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres.

"No hay bases legales para que lo hagamos", afirmó Hague sobre la negativa del salvoconducto británico.

Recordó que Suecia ha pedido la entrega de Assange para que responda a acusaciones de delito sexual, que éste niega. Hague afirmó que el proceso de extradición no tiene nada que ver con el trabajo de Wikileaks ni con Estados Unidos.

Assange obtuvo el jueves el asilo de Ecuador, pero todavía está distante su posible traslado al país suramericano.

El también ex pirata informático cobró prominencia internacional en 2010 cuando comenzó a publicar una enorme cantidad de secretos diplomáticos y militares de Estados Unidos, incluyendo un cuarto de millón de cables de embajadas estadounidenses que pusieron en evidencia las acciones tras bambalinas de los diplomáticos de Washington.

En medio de la efervescencia política y diplomática por esas filtraciones, dos mujeres suecas acusaron a Assange de ataque sexual. El fundador de Wikileaks ha estado impugnando la extradición con el argumento de que el caso es una venganza política por la divulgación de los secretos estadounidenses.