Nueva York reforzó hoy la seguridad en el aeropuerto internacional John F. Kennedy después de un incidente en el que se vio involucrado un hispano que dejó en evidencia el sistema de seguridad en uno de los aeródromos más transitados del mundo.

"Hemos incrementado la presencia policial con patrullas las 24 horas del día en el perímetro del aeropuerto y con barcos en las aguas circundantes", afirmó la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey en un comunicado de prensa.

La gestora de los aeropuertos de la ciudad, incluido el JFK, precisó que han ordenado una revisión "expedita" del incidente y una "completa investigación" de lo ocurrido para ver cómo mejorar el sistema de seguridad, valorado en unos 100 millones de dólares.

El incidente fue el pasado viernes cuando Daniel Casillo, de 31 años, se quedó sin gasolina en una moto acuática en aguas de la bahía de Jamaica, por lo que nadó hasta el aeropuerto y saltó una valla de seguridad de casi dos metros y medio.

Entonces, y sin que en ningún momento sus movimientos fueran detectados por el millonario sistema de seguridad, el hombre que llevaba un chaleco salvavidas cruzó a pié una de las pistas del aeródromo hasta que fue divisado por un empleado del JFK.

El Sistema de Detección de Intrusión Perimetral (PIDS), desarrollado por la empresa de innovación aeroespacial y militar Raytheon, fue implantado en los cuatro aeropuertos de Nueva York e incluye sensores avanzados.

Casillo, de 31 años, ha sido acusado de un delito por traspasar de forma ilegal una zona federal y quedó en libertad sin fianza a la espera de volver a comparecer ante la justicia en octubre, según publica el periódico New York Post.

El incidente ha vuelto a poner en evidencia la seguridad en uno de los aeropuertos más transitados y vigilados del mundo, en especial después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.