El ministro de Defensa de Colombia, Juan Carlos Pinzón, defendió hoy la necesidad de que las autoridades tengan presencia y controlen todo el territorio tras conocerse la muerte de un líder indígena ocurrida la víspera en el suroeste del país, supuestamente a manos de las FARC.

Pinzón rechazó el crimen en declaraciones a Caracol Radio y consideró que "ese tipo de hechos es lo que demuestra la necesidad de la presencia de la Fuerza Pública en todos estos territorios", frente a la pretensión de los aborígenes de expulsar de sus resguardos (reservas) tanto al Ejército y a la Policía como a la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El médico tradicional y guía espiritual del pueblo nasa Lisandro Tenorio fue asaltado el domingo en el resguardo de López Adentro, en una zona rural del municipio de Caloto (suroeste del país) por dos hombres que se movilizaban en una motocicleta.

Aunque la investigación sobre la autoría está en marcha, las autoridades atribuyeron a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) el asesinato, pues días antes miembros de esa guerrilla habían amenazado a Tenorio.

El pueblo nasa se declaró en resistencia permanente hace un mes para manifestar su repudio a la violencia que causan en su comunidad los constantes combates entre fuerzas militares y guerrilleros, por lo que decidieron expulsar a unos y a otros e iniciar una serie de diálogos con el Gobierno para ponerle fin a esta situación.

En este momento, las discusiones están en punto muerto después de que el domingo los aborígenes se retiraron de la mesa en la primera media hora al exigir que el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, sea su interlocutor directo en una reunión el próximo martes.

"Aún aquí hay FARC, Ejército de Liberación Nacional (ELN, segunda guerrilla) o bandas criminales que tratan de ultimar a los ciudadanos de Colombia", admitió el ministro.

Asimismo, deploró la escalada terrorista de las FARC contra infraestructuras energéticas, que desde la semana pasada han dejado sin electricidad a varios centros urbanos de los departamentos del Cauca, Valle del Cauca y Nariño, entre ellos los dos puertos más importantes de la zona Pacífica: Buenaventura y Tumaco.

"Hay que evitar este accionar puramente terrorista y bárbaro, que afectan a colombianos muy pobres, cada vez que vuelan una torre el colombiano trabajador es el que sale perjudicado", agregó.

El ministro se encuentra en la ciudad de Cali, capital del Valle del Cauca, reunido con la cúpula militar en un comité a cargo de la lucha contra el terrorismo en el suroeste de Colombia.