La séptima depresión tropical de la temporada de huracanes del Atlántico perdió hoy intensidad en las Antillas menores y se convirtió en una onda tropical, pero algunas islas de la zona pueden ser azotadas por fuertes vientos, alertaron meteorólogos de EE.UU..

"La depresión tropical se ha degradado a onda tropical (...) mantiene vientos máximos sostenidos de 55 kilómetros por hora con ráfagas más altas en borrascas", informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH), con sede en Miami.

Los remanentes del sistema tropical estaban localizados cerca de la latitud 13,3 grados norte y longitud 58,9 grados oeste, y se pronostica que se moverá hacia el oeste a través de las Antillas menores y el mar Caribe en los próximos dos días.

Se ha suspendido la vigilancia de tormenta tropical (paso en 48 horas) para Guadalupe, Martinica, Barbados, San Vicente y las Granadinas, Dominica y Santa Lucía.

En lo que va de temporada, que comenzó el 1 de junio y se prolonga hasta el 30 de noviembre, se han formado seis tormentas tropicales y dos huracanes: "Chris" y "Ernesto".

La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA, por su sigla en inglés) actualizó sus pronósticos para la cuenca atlántica y ahora espera que sea más activa de lo previsto con la formación de 12 a 17 tormentas tropicales y de 5 a 8 huracanes.

De los huracanes, entre 2 y 3 podrían alcanzar las categorías 3, 4 y 5, las mayores en la escala de intensidad Saffir-Simpson de un máximo de 5, según la NOAA.