La policía antimotines reprimió con carros lanza agua y gases lacrimógenos a unos millares de estudiantes secundarios que intentaron marchar el miércoles por una avenida céntrica en demanda de cambios en la educación.

Apenas los estudiantes secundarios intentaron marchar por una céntrica avenida desafiando una prohibición del gobierno para hacerlo por ese lugar, un gran contingente de policías antimotines comenzó a reprimirlos. En los incidentes tres autobuses del transporte público fueron incendiados aparentemente por jóvenes encapuchados que huían de la acción policial.

La represión policial fue repelida por algunos grupos de adolescentes que lanzaron piedras a los efectivos. Una cantidad indeterminada de jóvenes fueron detenidos.

Como las masivas marchas de 2011, la convocatoria de los estudiantes secundarios, respaldada por los universitarios, fue en demanda de reformas y mayores recursos para la educación, así como el fin del lucro en los establecimientos que reciben financiamiento estatal.

El gobierno ha rechazado el término del lucro y está empeñado en un ajuste tributario con el que recaudaría unos 1.200 millones de dólares extra que el presidente Sebastián Piñera aseguró serán destinados íntegramente a la educación. Los estudiantes y la oposición política rechazan el ajuste y exigen una reforma más profunda y recursos no inferiores a los 4.500 millones de dólares.

Eloísa González, vocera de los estudiantes, dijo la protesta obedecía a que "hoy día hay una violación constante a los derechos del niño y nosotros vivimos a diario la represión tanto interna en los liceos con las expulsiones como en las calles".

Este año las protestas callejeras han sido menores a las de 2011. Las demandas estudiantiles tuvieron el año anterior un amplio respaldo ciudadano registrado por encuestas, que a su vez le otorgaron una baja popularidad al mandatario derechista.

El vocero oficial del gobierno, Andrés Chadwick, culpó a los dirigentes estudiantiles de la convocatoria de los desmanes registrados y dijo que hará caer "todo el rigor de la ley" sobre los responsables de los destrozos y disturbios.

Chadwick señaló que lo ocurrido fue una falta de respeto a la convivencia democrática y que el gobierno hará todos sus esfuerzos para que se respete la ley.