La tormenta tropical Ernesto azotaba el martes contra las costas del norte de Honduras, manteniéndose en el mar frente al Cabo de Gracias a Dios, amenazando con intensas lluvias torrenciales mientras se desplaza hacia tierra con posible potencia de huracán cerca de la frontera de México con Belice.

Las autoridades nicaragüenses evacuaron a los residentes de tierras bajas, mientras el gobierno hondureño instaba a la población del litoral caribeño a que se mantuviera alerta.

Mientras que se prevé que Ernesto continuará en el mar a su paso frente a las costas del norte de Honduras durante el día, las autoridades hondureñas se mantienen vigilantes ante la tormenta pero no se anunciaron planes inmediatos para evacuar a la población en riesgo, dijo a The Associated Press el jefe de operaciones de la Comisión Permanente de Contingencia de Honduras (COPECO), Roberto Díaz.

"Se están empezando a percibir lluvias leves entre el Cabo de Gracias a Dios y la ciudad de Trujillo, una precipitación de 31 milímetros en las últimas 4 horas y se espera que se convierta en huracán alrededor de la medianoche hora local", indicó el lunes por la noche.

En previsión de evacuaciones, que "por el momento no son necesarias", agregó Díaz, la Comisión de Contingencias ha enviado a la localidad de La Ceiba un "equipo logístico y 600 kits alimenticios".

Díaz también afirmó que "no queremos crear pánico colectivo, ya que por experiencia histórica sabemos que el fenómeno nocturno pasa a bastante velocidad, si ordenamos evacuaciones se crearía una histeria colectiva que afectaría más que la propia tormenta".

Los comités municipales de coordinación están al tanto y preparados por si las lluvias provocasen crecidas en los ríos, que serían el mayor problema.

El meteoro se desplazaba frenta a la costa norte de Honduras el martes por la madrugada, siempre en el mar y provocando lluvias torrenciales conforme se desplazaba rumbo al norte hacia tierra cerca de la frontera de México con Belice.

"No hay suficiente peligro de desborde de los ríos que pasan cerca de áreas pobladas y de carreteras", destacó Héctor Pérez, portavoz de la Comisión Nacional del Agua, del estado de Tabasco.

Tabasco es un estado situado en tierras bajas y a menudo hay inundaciones. En el 2007, lluvias torrenciales provocaron extensas inundaciones que devastó las viviendas de un millón de personas y hubo 33 muertos.

En la madrugada del martes, Ernesto se hallaba a 315 kilómetros (195 millas) al este de la isla de Roatán en Honduras, dijo el centro de huracanes de Estados Unidos. Llevaba vientos máximos sostenidos de 100 kph (65 mph) y se desplazaba con una velocidad de 20 kph (13mph) con dirección oeste-noroeste.

___

Los periodistas de Associated Press Antonio Villegas en Tabasco, México, y Luis Galeano en Managua, Nicaragua, contribuyeron a este despacho.