El presidente egipcio, Mohamed Mursi, decretó hoy tres días de luto por la muerte de 16 soldados y policías egipcios a manos de supuestos terroristas en la frontera con la franja de Gaza, en la península del Sinaí.

El portavoz presidencial, Yaser Ali, anunció que Mursi ordenó el estado de luto y la condecoración de los muertos y heridos en el ataque ocurrido ayer, informó la agencia estatal de noticias Mena.

La agencia agregó que está previsto que mañana se celebre un funeral militar para los fallecidos y que los cuerpos de seguridad están investigando el suceso con el objetivo de anunciar a la mayor brevedad posible el resultado de las pesquisas.

La situación ha vuelto a la calma en la zona, dijo a Efe Yehia Abdelmeguid, portavoz del Centro de Prensa de la ciudad de El Arish, capital del norte del Sinaí.

Fuentes de seguridad egipcias señalaron hoy a Efe que las autoridades egipcias han reforzado la seguridad en el norte del Sinaí, donde el paso de Rafah ha sido cerrado por un periodo indefinido.

Las primeras investigaciones indican que un grupo de atacantes entró desde el territorio palestino de Gaza a través de un túnel en el Sinaí, donde se reunió para cometer los atentados con otro grupo que venía de la península egipcia.

Los cadáveres de los 16 guardias fronterizos -entre los que hay soldados y policías, señalaron las fuentes- han sido trasladados ya a El Cairo, desde donde serán trasladados a sus provincias de origen.

Cinco de los heridos que se encuentran en estado grave han sido trasladados a El Cairo, mientras que los otros dos se recuperan en un hospital de Al Arish.

Las Fuerzas Armadas de Egipto aseguraron anoche que "vengarán pronto" la muerte de los 16 soldados y agentes de las fuerzas de seguridad.

El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas advirtió en un comunicado de que "quien esté relacionado con los grupos pagará un alto precio" que en estos últimos meses han atacado a las fuerzas egipcias en el Sinaí.

Según fuentes de seguridad, supuestos yihadistas mataron a disparos a al menos 16 soldados e hirieron a otros siete en un puesto militar cerca del paso de Rafah, en la frontera con Gaza.

Anoche, el presidente egipcio aseguró en un discurso que las Fuerzas Armadas y la Policía han recibido órdenes para perseguir a los autores de los ataques y detenerlos, tras mantener una reunión de urgencia con la cúpula militar y de seguridad.

Mursi apuntó que las Fuerzas Armadas impondrán un control total en la zona donde ocurrieron las agresiones para garantizar la seguridad del Sinaí.