La Bolsa de Tokio aprobó hoy la solicitud de la aerolínea Japan Airlines (JAL) para volver a cotizar el próximo septiembre en el parqué nipón, del que salió en 2010 tras protagonizar la mayor quiebra de una compañía no financiera en Japón.

Está previsto que JAL, que a raíz de la bancarrota recibió unos 350.000 millones de yenes (unos 3.675 millones de euros) de una entidad paraestatal nipona para su reflote, regrese a Bolsa el próximo 19 de septiembre, según la agencia Kyodo.

El proceso para la reorganización de la aerolínea se completó en marzo de 2011 y desde entonces la compañía ha obtenido unos resultados financieros muy positivos, con un beneficio neto de 186.600 millones de yenes (unos 1.960 millones de euros) el pasado ejercicio, que terminó en marzo de este año.

Además, JAL anunció ayer que en el primer trimestre fiscal 2012 (abril-junio) duplicó su beneficio neto hasta 26.900 millones de yenes (unos 280 millones de euros).

Con la salida a Bolsa, la agencia paraestatal encargada de reflotar empresas en riesgo que ha respaldado a JAL, conocida como ETIC, espera deshacerse de sus acciones para recuperar los fondos públicos invertidos para sanear la compañía.

Los expertos calculan que la oferta pública inicial de acciones de JAL podría rozar los 700.000 millones de yenes (unos 7.350 millones de euros), lo que lo convertiría en la mayor efectuada este año en el mundo solo por detrás de la de Facebook.

Además, sería la mayor en Japón desde que la aseguradora Dai-Ichi salió a Bolsa en marzo de 2010 en una operación que alcanzó cerca de 1 billón de yenes (unos 10.500 millones de euros).

El plan de rehabilitación en el que se embarcó Japan Airlines incluyó recortes de costes y la eliminación de las rutas menos rentables, primero bajo la dirección del fundador del conglomerado Kyocera, Kazuo Inamori, y después bajo la de Yoshiharu Ueki, expiloto de la compañía nombrado presidente en febrero.

Para este año fiscal, que termina en marzo de 2013, JAL prevé obtener un beneficio neto de 130.000 millones de yenes (1.360 millones de euros) y un beneficio operativo de 150.000 millones de euros (1.575 millones de euros).