El presunto criminal de guerra nazi László Csatáry negó hoy en la Fiscalía de Budapest todos los delitos que se le imputan como responsable de la deportación de miles de judíos durante la II Guerra Mundial.

Su abogado, Gábor B. Horváth, aseguró al salir de la sede de la Fiscalía que Csatáry negó haber sido comandante del campamento de internamiento de Kosice (Eslovaquia), según recoge la agencia MTI.

En relación con los documentos presentados la semana pasada en Budapest y firmados por el mismo Csatáry como "comandante" del campamento, el letrado afirmó que "no se sabe quién los había firmado" y que la Fiscalía tendrá que demostrar en el juicio su autenticidad.

Por otra parte el abogado explicó que Csatáry también negó haber cometido "crueldades en el gueto de Kosice", aduciendo que es posible que "le confundan con otra persona".

Csatáry, de 96 años, es considerado por el Centro Simon Wiesenthal de Jerusalén como el criminal de guerra nazi más buscado, por haber participado en la deportación de más de 15.000 judíos a campos de exterminio nazis.

El presunto criminal de guerra fue detenido en Budapest el 18 de julio pasado y actualmente se encuentra en detención domiciliaria.

La semana pasada las autoridades de Eslovaquia, donde se encuentra Kosice, anunciaron que pedirán la extradición de Csatáry, aunque el ministerio del Interior húngaro indicó hoy que hasta ahora no le consta una petición en ese sentido.

La Fiscalía General de Budapest acusa a Csatáry de crímenes de guerra.

Csatáry fue condenado a muerte en 1948 en la entonces Checoslovaquia, aunque huyó a Canadá, donde vivió hasta 1997 y después se instaló en Budapest.