Los pandilleros acusados de asesinar al popular cantante argentino Facundo Cabral lavaron en los últimos años en Nicaragua más de 1.000 millones de dólares en dinero procedente del narcotráfico, dijeron los fiscales nicaragüenses.

Uno de los principales sospechosos en un juicio por narcotráfico y delincuencia organizada es el empresario Enrique Fariñas, quien iba en un vehículo con Cabral en Guatemala en julio de 2011.

Los fiscales dijeron el lunes que Fariñas era un socio de la banda, junto con el costarricense Alejandro Jiménez González, quien habría ordenado atacar a Fariñas en represalia por una supuesta traición.

Las balas de los asesinos, sin embargo, hirieron fatalmente a Cabral. Jiménez está encarcelado en Guatemala y está siendo juzgado en Nicaragua, en ausencia.

El fiscal para delitos de drogas, Yiskar Moraga, presentó documentos judiciales contra un total de 24 acusados que indican que la organización ilícita lavó más de 1.000 millones de dólares a través de las instituciones financieras de Nicaragua.

Los documentos dicen que algunos de los acusados tenían empresas de fachada para lavar dinero.

Como parte de la operación ilegal, se enviaban fondos a Nicaragua desde bancos y empresas de transferencia de dinero en Costa Rica, Panamá y Guatemala. Los lavadores de dinero supuestamente trabajaban para la organización de "Los Charros", vinculada al cártel mexicano de las drogas de La Familia.

La fiscalía está pidiendo 20 años de cárcel para los procesados.