La economía española se contraerá un 1,2 % en 2013, siete décimas más de lo que prevé el Gobierno, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), que revisó sus previsiones para España tras las medidas de ajuste anunciadas el 11 de julio.

Las proyecciones anterior del FMI para España era sendas caídas de producto interior bruto (PIB) del 0,6 % en 2013 y del 1,5 % en este año, pero está última fue aumentada dos décimas con respecto a lo que organismo previó en su último Informe de Perspectivas Económicas Globales.

El FMI destaca en su informe detallado del Artículo IV sobre la economía española, divulgado hoy, que el plan de ajuste por valor de 65.000 millones de euros aplicado por el Gobierno de Mariano Rajoy tendrá "un impacto significativo en el crecimiento, especialmente en 2013".

Además, el último ajuste, que se sitúa en línea con las recomendaciones del FMI, incrementará el desempleo y la inflación y contraerá el consumo, según dicho informe, de 81 páginas.

"Las estimaciones preliminares sugieren que la producción se reduciría alrededor del 1 % para el 2014. El desempleo también aumentará", indica también.

"El incremento del IVA, combinado con los aumentos en los precios de la electricidad, generarán tasas de inflación más elevadas de forma temporal", agrega.

La menor demanda interna contribuirá a mejorar más la balanza por cuenta corriente, manifiesta.

El jefe de la misión del FMI en España, James Daniel, mencionó hoy, en una rueda de prensa telefónica, que el país ha llevado a cabo "cambios en políticas muy positivos" e insistió en la necesidad de que las medidas se apliquen "ahora".

Reconoció que "las condiciones de los mercados son muy difíciles" e insistió en que lo importante es que la aplicación de políticas se combine con un papel más "proactivo" de la Unión Europea (UE).

Según el Fondo, la economía española retornará a la senda del crecimiento en 2014, cuando repuntará un 0,9 %. En el 2015, el avance será del 1,7 %.

El informe indica que los ajustes, tanto los anunciados en diciembre, como los de julio, reducirán el déficit y le permitirán acercarse a los objetivos pactados con Bruselas.

Aun así, el FMI prevé que serían necesarias medidas adicionales "por ejemplo en el IVA" en el 2014 y más allá de esa fecha.

El FMI también cree que las medidas tomadas por el Gobierno español permitirán la sostenibilidad de la deuda a medio plazo, que subirá hasta el 97 % del PIB en 2015 pero comenzará a reducirse ligeramente a partir de ese año, para situarse en el 96,3% en 2015.

Las previsiones del FMI sitúan el desempleo por encima del 24 % hasta 2014. El índice, agrega el Fondo, se reducirá al 23,3 % en 2015, al 22,1 % en el 2016 y al 20,5 % en 2017.