La Comisión Europea (CE) aprobó hoy el esquema de recapitalización para la banca española, al considerar que se ajusta a la normativa comunitaria, informó en un comunicado.

Este es el último requisito para la puesta en marcha del plan de ayuda de hasta 100.000 millones de euros a las entidades financieras con problemas.

El Ejecutivo comunitario ha dado su visto bueno hasta finales de este año al plan para emplear el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en el reforzamiento del capital para dichas entidades.

La CE considera que el esquema no puede considerarse una ayuda de Estado ilegal debido a que su alcance es limitado en el tiempo y persigue un objetivo concreto, a la vez que comprende incentivos de salida del mercado para las entidades que se demuestre que no podrán ser solventes por sí solas.