El grupo Iberdrola obtuvo un beneficio neto de 1.801 millones de euros (2.161 millones de dólares) en el primer semestre del año, el 15,2 % más que en el mismo periodo de 2011, gracias a su negocio internacional, que creció un 74 %, y a pesar de la caída del 44 % de los resultados en España.

Según informó hoy la eléctrica española a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el resultado bruto de explotación (Ebitda) se incrementó un 2 % hasta los 4.087 millones de euros apoyado por el crecimiento de los negocios regulado y renovable, que aportaron casi un 75 % del total.

El área internacional del grupo, con grandes intereses en América Latina, aportó más de la mitad del ebitda y creció un 13,4 % hasta los 2.168 millones de euros, mientras que el de España cayó un 8,3 % y se situó en los 1.919 millones por el efecto de las medidas regulatorias aprobadas por el Gobierno en marzo y por la menor producción.

La eléctrica indicó que el impacto de la nueva regulación ha recortado los ingresos en 117 millones, un 8,8 %.

El beneficio del área internacional se incrementó un 74 %, hasta los 1.363 millones de euros, lo que permitió compensar la caída del negocio en España, que descendió un 44 % hasta los 437 millones, y llegó a representar menos del 25 % del resultado.

Por su parte, las ventas de la compañía alcanzaron los 17.000 millones, el 9,3 % más.

Por negocios, el ebitda del área regulada aumentó un 4,7 % por el impulso de las divisiones internacionales, que compensaron la caída en España.

En Reino Unido, el ebitda del negocio regulado creció un 8,2 % hasta los 446,3 millones, en Estados Unidos un 6,5 % hasta los 356,8 millones y en Brasil un 36,1 % hasta los 495,5 millones gracias a la aportación de Elektro, al incremento de la demanda y a las revisiones tarifarias en el país sudamericano.

Sin embargo, en ebitda del negocio regulado en España cayó un 12,6 % hasta los 682 millones de euros por el impacto de la nueva regulación y el incremento de los impuestos, que crecieron un 13,7 %.

Por su parte, la evolución del negocio liberalizado alcanzó los 1.248,2 millones de euros, un 4,2 % menos, a pesar de la recuperación del negocio en Reino Unido y México.

En el caso de España, esta división registró un descenso del 10,3 % hasta los 835,9 millones por la caída de la producción de régimen ordinario y la disminución de los pagos por capacidad.

En los negocios liberalizados del área internacional el ebitda creció hasta los 433,3 millones.

La compañía recuerda además que el sector se encuentra a la espera de un posible nuevo impacto negativo como consecuencia de las medidas que tiene previsto aprobar próximamente el Ejecutivo.

Por el contrario, el área renovable mejoró su ebitda en España un 23 % más que en el conjunto del área internacional (3 %) gracias a las mejores condiciones de viento.

La deuda neta ajustada, sin tener en cuenta los 2.710 millones pendientes de cobro del déficit de tarifa, se situó en 29.318 millones.