La organización internacional Oxfam planteó hoy en Perú, en la presentación de su informe anual, elevar los estándares sociales y ambientales alrededor de las actividades extractivas, además de apostar por la agricultura familiar en este país andino.

"Al cumplirse un año del Gobierno de Ollanta Humala, los conflictos sociales han revelado grandes fallas institucionales en torno a la forma como se promueve y fiscaliza el sector extractivo", indicó el director de Oxfam en Perú, Frank Boeren.

Añadió que "es urgente generar e implementar mecanismos de participación confiables, y políticas que tengan los más altos estándares sociales y ambientales".

Según el director de Oxfam, "la inversión pública y privada es muy importante, pero no más importante que los derechos de las personas".

El Gobierno de Ollanta Humala afrontó más de 200 conflictos sociales en lo que va del año, siendo los más graves los referidos a reclamos por contaminación ambiental causada presuntamente por proyectos o yacimientos mineros.

En 2011, Oxfam destinó más de dos millones de dólares para financiar cerca de 50 proyectos en todo el Perú, entre los cuales destacaron los programas de Derechos de las Mujeres (789.985 dólares), Derechos Indígenas (425.071 dólares) y Medios de Vida Sostenibles (395.951 dólares).

Boeren agregó que es muy importante impulsar políticas públicas para garantizar el sistema alimentario, "cada vez más vulnerable, entre otros factores, por el incremento de precios" en los mercados internacionales y por el descuido de la agricultura familiar, que enfrenta problemas como el cambio climático.