Al menos nueve personas murieron hoy y cuarenta resultaron heridas en dos ataques con explosivos perpetrados en el norte de Irak, un día después de que una cadena de atentados acabara con la vida de más de ochenta personas en el país.

Fuentes policiales informaron a Efe de que el estallido de una moto bomba al paso de una patrulla de las fuerzas de seguridad kurdas en Al Tuz, 200 kilómetros al norte de Bagdad, causó la muerte de seis agentes y heridas a otros dos uniformados y tres civiles.

En el segundo atentado, tres civiles fallecieron y 35 resultaron heridos por la explosión de un coche bomba en el barrio de Al Mualemin, en el norte de Baquba.