Al menos siete personas han muerto en las últimas doce horas durante un motín en la Cárcel Central de Alepo, la segunda mayor ciudad de Siria, informaron hoy fuentes de la oposición.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos señaló que al menos siete personas fallecieron y más de 17 resultaron heridas durante una protesta en la prisión, mientras que la Comisión General de la Revolución Siria situó la cifra de víctimas en nueve muertos y 15 heridos.

La Comisión precisó que todos los muertos perecieron por las balas de los guardias de seguridad de la cárcel, que abrieron fuego y lanzaron gases lacrimógenos para reprimir la protesta de los reos.

El mismo grupo destacó que se oyó una explosión fuerte dentro del presidio.

Los opositores Comités de Coordinación Local destacaron que los efectivos gubernamentales cercaron la cárcel, en cuyo alrededores se registraron choques entre el Ejército Libre sirio (ELS) y las fuerzas del orden.

En Alepo (norte) continúan hoy los enfrentamientos entre los rebeldes y los hombres del régimen en los barrios de Al Sukari y de Salahedín, apuntó el Observatorio, que subrayó que varios helicópteros militares dispararon contra los distritos de Qadi Askar, Bab Al Hadid y Karam al Yabal, donde se concentran los soldados desertores.

Entretanto, prosiguen los ataques de los partidarios del presidente Bachar al Asad en Damasco y su periferia.

Según la red Sham y la Comisión, a primera hora de la mañana se produjo un bombardeo intenso contra la localidad de Al Dumair, al noreste de la capital, donde la mayoría de los proyectiles cayeron en los barrios de Balad al Garbiya y de Al Arab.

También fue atacado el suburbio de Barze, en el norte de Damasco, donde se oyeron varios estallidos y disparos, y pudieron observarse varias columnas de humo, en paralelo con la irrupción de las fuerzas gubernamentales en su interior, denunció el Observatorio.

El mismo grupo apuntó que varios proyectiles cayeron hoy en la zona de Hayar al Asuad, al sur de Damasco y junto al campo de refugiados palestinos de Yarmuk, donde los efectivos gubernamentales se enfrentaron al ELS.

Dentro de la ciudad, los distritos de Qadam y Al Asali fueron bombardeados por el Ejército, añadieron las organizaciones opositoras.

Hoy son también objetivo de las operaciones militares del régimen la localidad de Al Rastan, en la provincia central de Homs, y varios pueblos de la provincia de Latakia, en la costa mediterránea, que están siendo atacados con misiles y artillería.

Estas informaciones no han podido ser verificadas de forma independiente por las restricciones impuestas por las autoridades sirias a los periodistas para trabajar.

Estos sucesos ocurren después de que más de un centenar de personas perdieran la vida ayer por la represión del régimen: el Observatorio informó de 117 muertos, mientras que la Comisión señaló que hubo 154 fallecidos y los Comités elevaron la cifra a 175.

La oposición indicó que la mayoría de las víctimas se registró en Damasco y sus alrededores, Alepo y en Deraa (sur).