La Unión Europea endureció el lunes las sanciones contra Siria y solicitó a los Estados miembros que inspeccionen barcos y aviones que transporten alguna carga sospechosa hacia ese país.

Los 27 ministros del exterior de la UE advirtieron que la intensificación de la violencia en Siria ha causado una crisis de refugiados a las naciones vecinas.

La UE añadió 29 nombres a una lista de poco más de 170 individuos y empresas sirias que se cree están vinculados a la represión y se han beneficiado del régimen del presidente Bashar Assad.

Los ministros también aprobaron un plan para la aplicación del embargo de armas vigente, el cual obliga la realización de inspecciones en territorio o aguas territoriales de los Estados de la UE.

"Nuestras decisiones fortalecerán las sanciones contra el régimen de Assad y también ayudarán a los países vecinos, principalmente Jordania y Líbano, que tendrán que recibir a muchos de los refugiados. Estamos cubriendo ambos aspectos", dijo el ministro del Exterior de Francia, Laurent Fabius.

En mayo de 2011, la UE prohibió las exportaciones a Siria. Pero hasta la fecha, las 28 naciones integrantes tenían el derecho a decidir si inspeccionaban o no las cargas que se creyera infringían el embargo.

"Las sanciones se inscriben en esta iniciativa amplia para intentar un incremento de la presión al régimen", señaló Catherine Ashton, jefa de política exterior de la UE. "(Los estados de la UE) impedirán que cualquier envío de armas llegue a Siria", apuntó.

El arsenal militar de Siria es principalmente soviético y ruso. Como pocas armas fueron abastecidas por Occidente, es improbable que el embargo de la UE repercuta de manera importante en la situación en el país.