Una enorme grúa removió el miércoles dos cátodos de combustible nuclear de la planta de Fukushima, en el comienzo de un proceso delicado y prolongado para reducir el riesgo de que se escape más radiación de la planta averiada.

Todos los 1.535 cátodos en una piscina de combustible agotado junto al reactor número 4 en la planta Dai-ichi, en el nordeste de Japón, deben ser trasladados paulatinamente a lugares de almacenamiento más seguro, en un esfuerzo que tomará hasta fines del año próximo, según el gobierno.

El edificio que contiene la piscina y el reactor fue destruido por una explosión después que fallaron los sistemas de enfriamiento debido a un maremoto y una ola gigantesca en marzo de 2011. Los núcleos de tres reactores se fundieron.

Se teme por la fuerte cantidad de material radiactivo almacenado en la piscina, que al contrario que el combustible en el núcleo de los reactores no está protegido. El operador de la planta, Tokyo Electric Power Co., se propone retirar todos los cátodos para eliminar el riesgo de que se propague la radiación.

Por otra parte, un reactor en la planta nuclear de Ohi en el centro de Japón se reactivó el miércoles, el segundo después del desastre. Otro reactor en Ohi había sido reactivado a principios de mes.

Decenas de miles de personas salieron a las calles el lunes para exigir el fin de la energía nuclear, indignadas por la reactivación de los reactores. Fue la mayor manifestación desde que estalló la crisis de Fukushima.

Asimismo el miércoles, el gobierno ordenó a dos empresas de electricidad, Kansai Electric Power Co. — que opera Ohi — y Hokuriki Electric Power Co. a volver a estudiar las fallas sísmicas debajo de sus plantas nucleares.

___

Yuri Kageyama está en Twitter como: http://twitter.com/yurikageyama