Los prejuicios raciales de las autoridades suelen entreverarse con la discriminación por motivos de género, de acuerdo con el análisis de un investigador de la Universidad Estatal de Kansas.

Se sabía ya que las mujeres blancas tienen menos probabilidades de ser multadas, cacheadas o detenidas, respecto de los hombres. Pero el diario Topeka Capital-Journal (http://bit.ly/NAbmD3) reportó que Jeremy Briggs, candidato a obtener un doctorado en sociología, encontró que las mujeres negras e hispanas son multadas, detenidas o cacheadas tras presuntas infracciones de tránsito con más frecuencia que las mujeres blancas, y a un nivel comparable con el de los hombres caucásicos.

Briggs dijo que los automovilistas negros de cualquier sexo tienen dos veces más probabilidades que los blancos de ser arrestados. La desproporción fue aun mayor entre los hombres negros, pues tienen dos y media veces más probabilidades que los blancos de ser detenidos.

"Lo que encontré en el caso de las detenciones por motivos de tránsito es que las diferencias raciales se interrelacionan profundamente con las de género", dijo. "Esta correlación debería ser parte de las discusiones sobre el problema de etiquetación racial".

Briggs dijo que se interesó en el tema de la etiquetación en 2008, cuando impartía una clase sobre la policía en la sociedad, también en Kansas.

Basó sus hallazgos en un análisis de la Encuesta sobre Contacto de la Policía con el Público, realizada en 2005. Ese sondeo se lleva a cabo cada tres años y es un complemento del Estudio Nacional de Victimización Delictiva, auspiciado por la Oficina de Estadísticas de Justicia. Ahora, Briggs está en el proceso de actualizar sus hallazgos con base en el sondeo de 2008, que se realizó hace unos meses.

Para su investigación, Briggs estudió los motivos por los que un agente detiene un vehículo, como el exceso de velocidad, el no hacer caso a una señal de alto o los indicios de que un conductor está ebrio. Analizó también los resultados que tuvieron esos casos de detención de vehículo, como la imposición de una multa, la comunicación de una advertencia, la realización de un cacheo o la detención del automovilista.

"El asunto real al que trato de llegar es que la raza constituye sólo una parte de la historia" de etiquetación racial, explicó. "Cuando consideras el género junto a la raza, obtienes un panorama muy distinto. No es tan claro cuando abordas los asuntos de raza y género por separado".

___

Con información de: The Topeka Capital-Journal,

http://www.cjonline.com