El cólera ha infectado a 158 personas en Cuba, la mayoría en la provincia oriental de Granma, y la cifra de muertos se mantiene en tres, informaron el sábado las autoridades.

"Las medidas tomadas han posibilitado que el brote epidémico de transmisión hídrica se encuentre disminuyendo, sin evidencia de propagación de la enfermedad por alimentos u otra vía", informó una nota del Ministerio de Salud Pública publicada en el diario oficial Granma.

De acuerdo al comunicado con fecha del 13 de julio, a "un total de 158 personas se les ha confirmado la presencia del Vibrio Cholerae O1 Tor enterotoxigénico, serotipo Ogawa. No han ocurrido nuevos fallecidos, manteniéndose la cifra de tres adultos como se había informado".

El 2 de julio las autoridades cubanas informaron de la muerte de tres personas — de entre 66 y 95 años — por cólera en Manzanillo, provincia de Granma, a unos 700 kilómetros al este de la capital.

"Se han diagnosticado casos aislados en otras regiones del país, de personas que se infectaron en Manzanillo, siendo tratados y estudiados oportunamente, no existiendo diseminación de este brote epidémico", señaló el anuncio oficial.

En la isla el incremento de las enfermedades diarreicas agudas de todo tipo es bastante común en el verano debido a las altas temperaturas e intensas lluvias, pero no es habitual la presencia de la bacteria responsable del cólera.

En el comunicado se invita a la población a "intensificar las medidas higiénicas, especialmente las relacionadas con el lavado de las manos, la ingestión de agua de calidad o hervida domésticamente, la limpieza y cocción adecuadas de los alimentos".

En la provincia de Granma se tomaron medidas preventivas para contener los casos de cólera. En particular se venden o distribuyen cloro, gotas purificadoras de agua y diversos productos de higiene.

La isla cuenta con una buena organización de defensa civil para los casos de ciclones, epidemias u otros, y tiene centenares de médicos y paramédicos.