La nueva cinematografía de América Latina, con películas reconocidas en diferentes citas del séptimo arte en el mundo, se toma desde hoy y hasta el próximo 19 de julio las salas del Festival de Cine Latinoamericano de Sao Paulo.

La séptima edición del festival reúne 75 películas de la región producidas en los últimos años, algunas inéditas en Brasil y muchas de ellas con reconocimientos en Berlín, Cannes, Sundance, Toronto y La Habana, entre otros encuentros del cine mundial.

Las películas que concursan y otras que forman parte de muestras paralelas del festival, organizado por el Memorial de América Latina, se exhibirán durante una semana en diversas salas de Sao Paulo con entrada gratuita para el público.

La organización informó en un comunicado que el festival espera la presencia de unos treinta invitados internacionales, entre ellos directores, actores, productores y críticos de cine.

Entre los títulos destacados aparecen el suspenso colombiano "El páramo", de Jaime Osorio; la película venezolana "El chico que miente", de la directora peruana Marité Ugas y lanzada en el Festival de Berlín, y la chilena "El circuito de Román", de Sebastián Brahm, estrenada en Toronto.

La colombiana "Porfirio", del cineasta de origen brasileño Alejandro Landes y destacada en el Festival de Cannes, también aparece en la lista de películas que participan del festival y que se proyectan en las salsas del Memorial de América Latina, Cinesesc, Cinemateca Brasileira y Cinusp Paulo Emilio.

La aclamada película cubana "Juan de los Muertos", del argentino Alejandro Brugués; la venezolana "Patas arriba", de Alejandro García Wiedemann, y la mexicana "Un mundo misterioso", de Gabriel Mariño, cineasta presente en la apertura, fueron los filmes encargados de abrir el festival.

El anfitrión Brasil, por su parte, participa con varias producciones, entre ellas "Hoje", de Tata Amaral y el mejor largometraje del Festival de Brasilia en 2011; "Rania", de Roberta Marques y vencedora de la muestra Novos Rumos del Festival de Río de Janeiro, y el cortometraje "Até a vista, de Jorge Furtado.

De manera paralela al concurso, el festival exhibe las muestras "Un mundo secreto", a cargo de las escuelas de cine Ciba-Cilect, con 36 producciones de Argentina, Brasil, Cuba, Ecuador, México y Uruguay, y "Finaliza 2012", con siete largometrajes brasileños en fase de postproducción y que sólo serán evaluados por especialistas.

La película mejor evaluada en esa muestra recibirá un premio para su conclusión en laboratorios cinematográficos brasileños, con un valor equivalente a 100.000 reales (unos 50.000 dólares).