El presidente cubano Raúl Castro inició el domingo una visita a Vietnam, un país comunista que está floreciendo económicamente tras adoptar el capitalismo.

El líder del gobernante Partido Comunista, Nguyen Phu Trong, dio la bienvenida a Castro en el palacio presidencial, en Hanoi.

El gobernante cubano conversó posteriormente a puerta cerrada con los máximos dirigentes del país, el presidente Truong Tan Sang y el primer ministro Nguyen Tan Dung. La visita de cuatro días busca mejorar los lazos entre los viejos aliados.

"Nuestra relación se ha desarrollado desde hace muchos años, sobre la base de nuestra rica historia", dijo Castro. "Cuando un país está en necesidad, nos ayudamos unos a otros y compartimos muchos puntos de vista comunes sobre temas globales", agregó.

Castro visitó China la semana pasada, donde firmó una serie de acuerdos, incluida una donación y un préstamo sin intereses para ayudar a impulsar la economía cubana.

Su gira asiática es considerada una oportunidad para ver en funcionamiento la mezcla de socialismo y capitalismo. Vietnam y China han adoptado reformas de las economías de mercado y han experimentado un crecimiento rápido, mientras que Cuba ha seguido pobre en su mayor parte.

Vietnam comenzó la reestructuración de su sistema a mediados de la década de 1980, después que el fracaso de la agricultura colectiva dejó al país empobrecido tras la Guerra de Vietnam. En la actualidad, es el segundo exportador de arroz más grande del mundo y es la mayor fuente de las importaciones de este grano básico en Cuba.

La última vez que Castro visitó Vietnam fue en 2005, como ministro de Defensa, antes de reemplazar a su hermano Fidel como presidente de la isla caribeña en 2008. El comercio bilateral ascendió a 274 millones de dólares el año pasado.