Dos ingenieros y un policía secuestrados por indígenas de la región boliviana de Potosí fueron liberados hoy tras lograr un acuerdo con el Gobierno boliviano para la anulación de la concesión que tiene en la zona la minera canadiense South American Silver, confirmó una fuente oficial.

El representante del Defensor del Pueblo en Potosí, René Arroyo, confirmó a Efe por teléfono que los dos empleados de la minera cautivos desde hace once días y el policía Herbert Pérez, retenido desde el jueves, fueron entregados a las autoridades.

"Estamos saliendo con los tres de la zona en este momento en diferentes vehículos. Están muy decaídos, habrá que hacer una valoración médica", señaló Arroyo.

Los ingenieros y el agente estaban cautivos cerca de la mina Mallku Khota (Laguna del Cóndor, en aimara), a 350 kilómetros al sur de La Paz, y ahora los trasladan a la localidad vecina de Llallagua, donde recibirán atención médica.

Otros tres empleados de la minera y una fiscal que también fueron secuestrados por los indígenas fueron liberados el viernes gracias a operaciones policiales de búsqueda en la zona.

Arroyo explicó que los indígenas capturaron a los ingenieros porque supuestamente se disfrazaron de nativos para espiar y "desunir" a ese sector, que reclamaba la salida de su territorio de la minera canadiense para explotar ellos la mina.

Por ello, antes de dejarles ir, los indígenas obligaron a los empleados de la minera a comparecer en una "audiencia de justicia indígena campesina", que les sancionó con la pena de fabricar con sus manos 500 adobes (ladrillos hechos de barro y paja).

Previamente, el ministro de Trabajo, Daniel Santalla, y los indígenas firmaron un documento en el que el Gobierno del presidente boliviano, Evo Morales, se compromete a emitir un decreto para anular la concesión de la filial de South American Silver que operaba en Mallku Khota.

El compromiso incluye una indemnización para los familiares del indígena fallecido en un enfrentamiento con policías ocurrido el jueves y desistir de procesar a los nativos por el secuestro de las siete personas, dijo Santalla a la radio Erbol.

Respecto a la demanda de liberar al dirigente indígena Cancio Rojas, se acordó que la Gobernación de Potosí dispondrá de dos abogados que se harán cargo del proceso.

Rojas tiene arresto domiciliario en la ciudad de Potosí, acusado de secuestrar y torturar semanas atrás, por varios días, a otros indígenas y a policías, dentro del mismo conflicto.

La minera canadiense exploraba desde 2007 en el norte de Potosí, una de las zonas más pobres de Bolivia, el potencial de plata e indio, minerales mayoritarios del yacimiento, aunque también hay oro en porcentajes reducidos.