El Parlamento de Rumania decidió suspender al presidente Traian Basescu por considerar que se excedió en sus facultades al entrometerse en negocios y asuntos legales del gobierno.

Los legisladores tomaron la decisión con una votación abrumadora de 256 a favor y 114 en contra, pese a que la Unión Europea ha expresado inquietud sobre el imperio de la ley en el país.

El presidente del Senado, Crin Antonescu, anunció que ahora será organizado un referendo para que los electores decidan si Basescu debe ser separado de la presidencia, que retiene desde 2004.

Basescu habló ante los legisladores y negó las acusaciones de autoritarismo. La votación sobre la suspensión tienen como antecedente una amarga lucha por el poder entre Basescu y el primer ministro, Victor Ponta.

Basescu fue suspendido en 2007 pero libró el referendo respectivo, aunque su popularidad se ha hundido en los dos últimos años.