Errores de parte de los pilotos mal entrenados y equipos fallidos que dieron lecturas equivocadas de la velocidad y otros indicadores se combinaron en la caída de un avión de Air France en el Atlántico en 2009, lo que provocó la muerte de sus 228 ocupantes, dijeron el jueves autoridades locales.

El avión, que hacía un vuelo nocturno de Río de Janeiro a París, se estrelló en el mar durante una tormenta eléctrica. Fue el peor accidente en la historia de Air France.

La agencia francesa de investigación de accidentes aéreos (BEA, por sus siglas en francés) dijo en su informe final sobre el desplome que hubo una combinación de "factores humanos y técnicos" detrás de la catástrofe.

El informe dice que uno de los copilotos tomó una decisión fatal: durante una pérdida de sustentación aerodinámica, elevó la nariz del Airbus A330 en lugar de dirigirla hacia abajo, como debió ser, debido en parte a los datos falsos de los sensores sobre la posición del avión.

Una maniobra básica que se les enseña a los pilotos desde el comienzo de su entrenamiento es que, para recuperarse de una pérdida de sustentación, deben empujar la horquilla hacia adelante y acelerar al máximo para bajar la nariz del avión y aumentar la velocidad. Debido a que el copiloto pensó que el avión ya estaba apuntando hacia abajo, trató de levantar su nariz.

El jefe investigador Alain Bouillard dijo que los dos pilotos a cargo nunca se dieron cuenta que el avión pasaba por una pérdida de sustentación. Dijo que sólo una tripulación muy experimentada, con una comprensión clara de la situación, podría haber estabilizado el avión en esas condiciones.

"En este caso, la tripulación se encontraba en una situación de una pérdida casi total del control", agregó.

La BEA dijo que, basándose en la investigación del accidente del Vuelo 447, que tomó tres años, hizo muchas recomendaciones de seguridad, entre ellas un mejor entrenamiento de los pilotos y normas más estrictas de certificación de aviones.

___

La periodista de The Associated Press Catherine Gaschka en Le Bourget colaboró para este despacho.