El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliú, afirmó hoy en Nueva York que la entidad que dirige "no acudirá en absoluto" a la línea de financiación abierta por la Unión Europea (UE) en favor del sector bancario español.

"El Banco de Sabadell no acudirá en absoluto" a esa línea de crédito, señaló Oliú durante la presentación hoy en Nueva York de la nueva oficina de representación de la entidad española, al tiempo que subrayó que "las provisiones que ha hecho el Banco no lo va a hacer necesario".

Preguntado por la situación económica española y las vías para salir de la crisis, el banquero español indicó que "la tarea a realizar por el Gobierno español es la del reajuste fiscal, pero en una situación de recesión y de alto endeudamiento, se necesita algo que reimpulse la economía".

Oliú dio la bienvenida a las decisiones adoptadas por la UE en favor del crecimiento económico durante la última cumbre comunitaria y señaló que "es una buena noticia, pero ojalá lo sea más cuando se plasme en algo que no solo sean palabras".

Asimismo señaló que la UE "tiene que ser consciente de que las economías que realizan esfuerzos de ajuste y que no generan déficits, necesitan de algún tipo de plan de crecimiento", al tiempo que señaló que los líderes comunitarios deberían actuar con más rapidez.

También consideró positivas las decisiones encaminadas hacia "más Europa", así como de la unión fiscal y de las iniciativas de impulso económico en favor de los países del sur de Europa.

Agregó, no obstante, que "todas esas medidas no van a restablecer el crédito bancario. El crédito bancario solo se restablecerá cuando baje la prima de riesgo" y ésta solo bajará cuando haya más credibilidad y las cuentas públicas del estado estén saneadas.

Oliú consideró que "son condiciones necesarias, que no sé si suficientes", en referencia a que para salir de la crisis es necesario el retorno de la solvencia del sistema financiero, el equilibrio presupuestario y que haya medidas de impulso económico a nivel europeo.

"Hacen falta dosis de optimismo y decisiones por parte de la Unión Europea de impulso al crecimiento del sur", indicó el banquero, que señaló que "el euro está para quedarse. Me parece que el riesgo de desaparición del euro es muy remoto".

Expresó preocupación respecto a la forma en que se garantizará la competencia entre las entidades que reciban ayudas públicas y las que se recapitalicen por sus propios medios, algo que podría hacerse, en su opinión, con una restricción de la actividad, y con la obligación de enajenación de parte de esas actividades.

Respecto a la presencia en Estados Unidos del Banco de Sabadell, entre los cinco primeros del sector bancario español por volumen de activos, su presidente señaló que fue una "decisión estratégica" estar en este país, en donde ya opera en Miami (Florida) desde los años noventa.

"Cuando vinimos a Estados Unidos, el Sabadell en España tenía el mismo tamaño que hoy tenemos en Miami. Hoy somos de 12 a 14 veces más grandes que entonces", dijo Oliú, que señaló que el banco que dirige gestiona activos por 171.000 millones de euros.

El volumen de activos de su oficina de Miami asciende a 6.000 millones de dólares, dijo el banquero, que señaló que "de momento no hay planeada ninguna adquisición".

"Se había llegado a un punto en que la actividad en Miami hacía necesaria nuestra presencia en Nueva York", dijo el presidente del Sabadell, cuya oficina de representación se ha instalado en el centro Rockefeller de la Gran Manzana.

El Sabadell dispone de una sucursal en Miami, un banco filial en Florida -Sabadell United Bank- con una red de 26 oficinas, y tres oficinas más de representación en Brasil, Venezuela y la República Dominicana, además de que en España cuenta con una red comercial que supera las 2.200 oficinas en España y está presente en otros 18 países.