Los republicanos en la Cámara de Representantes ganaron una histórica batalla política para mantener a Eric Holder, secretario de Justicia, en desacato al Congreso, aunque es posible que el Partido Republicano aún esté lejos de obtener los documentos que quiere en relación a una investigación de una operación de rastreo de armas.

El camino hacia una posible demanda por parte de la cámara baja estuvo lleno de emoción el jueves. Más de 100 demócratas se agolparon en un pasillo y fuera de la cámara para boicotear el primero de dos votos de desacato, y aseguraron que los republicanos estaban más en una vergonzosa política de año electoral que en los documentos.

Los republicanos pidieron los documentos para una investigación en curso, pero sus argumentos se enfocaron en la necesidad de dar vuelta a la hoja por parte de la familia de Brian Terry, un agente de la Patrulla Fronteriza asesinado. Cerca del cuerpo del agente se hallaron dos armas de la operación de rastreo, llamada Rápido y Furioso, después de un tiroteo en Arizona.

Todo ocurrió el día en que la reforma al sistema de salud del presidente Barack Obama fue ratificada por la Corte Suprema, lo que generó la suspicacia de algunos demócratas de que la votación estuviera programada para que hubiera una saturación de noticias respecto al fallo sobre el sistema de salud.

Unas cinco horas después del fallo de la corte, con los sitios de noticias inundados con información sobre el fallo del sistema de salud, la cámara baja votó 255-67 para declarara que Holder estaba en desacato criminal, una acción que pudiera propiciar un proceso judicial aunque es probable que ello no ocurra.

El asunto va al fiscal federal del Distrito de Columbia, un subordinado de Holder.

En casos previos de desacato, los fiscales federales en la capital del país se han rehusado a actuar en contra de miembros de su propio gobierno en casos de desacato al Congreso.

Una segunda votación de 258-95 mantuvo a Holder en desacato civil y permite una demanda civil, en un intento de forzarlo para que entregue los documentos.

En casos pasados, los tribunales se han mostrado reacios a dirimir disputas entre los brazos ejecutivo y legislativo del gobierno.

El asunto se complicó más cuando Obama se acogió a una amplia forma de privilegio ejecutivo, una postura legal diseñada para mantener privadas ciertas comunicaciones de agencias del Poder Ejecutivo.

El Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara de Representantes, el cual está dirigiendo la investigación y que pidió los documentos, consultará con la oficina del consejo de la cámara baja respecto de una impugnación de la corte sobre la decisión del gobierno de no cooperar, dijo Frederick Hill, vocero del comité.