El Estado español registró hasta el pasado mes de mayo un déficit en términos de contabilidad nacional, equivalente al 3,41 % del PIB, frente al 2,59 por ciento del mismo periodo de 2011.

Si la comparación se hace en términos homogéneos -considerando adelantos en la ejecución de determinados gastos o en las devoluciones impositivas- el déficit se reduce en cerca de 2.146 millones hasta mayo, lo que equivale al 2,38 % del PIB frente al 2,56 % del año pasado.

El Gobierno español se ha comprometido a cumplir este año un objetivo de déficit del 5,3 % del PIB tras cerrar el ejercicio de 2011 en el 8,9 por ciento.