La Corte Suprema de Estados Unidos dejó sin efecto el lunes las disposiciones clave de la ofensiva de Arizona contra los inmigrantes irregulares.

El máximo tribunal norteamericano, sin embargo, avaló una parte de la ley que obliga a la Policía estatal a comprobar el estatus de quienes crea que no se encuentran legalmente en Estados Unidos.

En ese caso, no obstante, los jueces dijeron que la disposición puede ser objeto de demandas legales adicionales.