La Corte Suprema de Estados Unidos dejó sin efecto el lunes las disposiciones clave de la ofensiva de Arizona contra los inmigrantes irregulares.

Sin embargo, el máximo tribunal norteamericano avaló una parte de la ley que obliga a la Policía estatal a comprobar el estatus de quienes crea que no se encuentran legalmente en Estados Unidos.

Sin embargo, incluso en este caso, los jueces dijeron que la disposición puede ser objeto de demandas legales adicionales.

La decisión judicial respalda por el momento la cláusula de "múestreme sus papeles", pero le restó fuerza al prohibir a los policías arrestar a personas bajo cargos menores de violación a la ley de inmigración.

Uno de los magistrados escribió que la opinión de la corte fue unánime con relación a permitir que se realice la verificación del estatus migratorio. El máximo tribunal estuvo dividido en torno a derogar las otras disposiciones.