Al menos siete civiles murieron y otros dos resultaron heridos hoy cuando unos desconocidos abrieron fuego contra una tintorería de la conflictiva ciudad de Quetta, en el oeste de Pakistán, informó a Efe una fuente policial.

El ataque tuvo lugar poco después del mediodía (hora local) en un establecimiento de la zona de Saryab, precisó un responsable local de la Policía, Abdul Malik, quien reconoció que aún se desconocen las motivaciones del tiroteo.

Quetta es la capital de la conflictiva provincia de Baluchistán, la provincia más extensa Pakistán pero también la menos poblada y que cuenta con algunos de los indicadores de desarrollo más negativos del país pese a albergar grandes recursos naturales.

En esa zona del suroeste operan desde hace décadas numerosos grupos nacionalistas armados de la etnia baluchi que persiguen la independencia o una mayor autonomía de Baluchistán.

En la parte norte de la provincia, fronteriza con las convulsas áreas tribales, actúan también numerosas milicias talibanes y grupos radicales suníes que a menudo cometen atentados sectarios contra la minoría chií.

Este mes ya han muerto cerca de una treintena de personas en ataques en esta región, cuyos altos índices de violencia a menudo pasan desapercibidos frente a los incidentes ocurridos en otras zonas más al norte del país.