Nada garantiza que la petición de asilo político de Julian Assange a Ecuador dé resultado, manifestó el propio fundador de WikiLeaks.

Assange, quien el jueves pasó una tercera noche en la embajada de Ecuador en Londres, dijo vía telefónica a la estación de radio Australian Broadcasting Corporation que decidió acudir a Ecuador luego que el gobierno de su natal Australia se rehusó a intervenir en su proceso de extradición de Gran Bretaña a Suecia.

Agregó que Wikileaks, que se especializa en revelar secretos gubernamentales, ha "escuchado que los ecuatorianos eran solidarios en relación a mis luchas y las luchas de la organización con Estados Unidos".

Assange dijo que desconoce cuándo Ecuador tomará una decisión sobre su caso.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo en Quito que Assange "está bajo la protección del estado ecuatoriano en la embajada en Londres y estamos estudiando muy seriamente su petición de asilo ... estamos analizando todas las causales de la petición de asilo, nos tomaremos el tiempo que sea necesario y tomaremos una decisión en el momento oportuno".

Añadió que "vamos a tener que conversar y pedir opiniones de otros países, no queremos ofender a nadie, menos aún a un país al que estimamos profundamente como el Reino Unido ... pero no claudicaremos en nuestro derecho soberano de tomar las decisiones que tengamos que tomar ... una vez que se tome la decisión podremos hablar de salvoconductos y esas cosas".

El fundador de WikiLeaks ha estado luchando desde el 2010 para evitar la extradición a Suecia, donde es buscado para ser interrogado por presuntas agresiones sexuales a dos mujeres. El niega las acusaciones y dice que el caso en su contra tiene motivaciones políticas.

Sus partidarios dicen que Assange teme ser acusado en Estados Unidos por revelar cientos de miles de documentos secretos estadounidenses.

Per Samuelson, uno de los dos abogados suecos del fundador de WikiLeaks, afirmó que Assange "teme ser perseguido políticamente por Estados Unidos" por revelar supuestos crímenes de guerra estadounidenses.

"Está convencido de que Estados Unidos está preparando cargos contra él", agregó. "Considera que su solicitud de asilo no es por las acusaciones que enfrenta en Suecia, sino para que se le proteja de Estados Unidos".

Funcionarios británicos dijeron que Assange está fuera de su alcance en la embajada, pero que será arrestado si sale por el incumplimiento de sus condiciones de fianza.

El súbito pedido de asilo de Assange tomó por sorpresa a muchos de sus partidarios e incluso sus abogados. Samuelson dijo que recién fue informado sobre los planes de Assange después que el australiano entró en la embajada ecuatoriana.

El abogado agregó que Assange estaba alojado "en una oficina que ha sido acondicionada con instalaciones para dormir".

"No me da la impresión de que ellos (el personal de la embajada) estén apurados por deshacerse de él. El es bienvenido allí", agregó Samuelson, quien se reunió con su defendido el miércoles.

El presidente ecuatoriano, de tendencia izquierdista, que ha buscado reducir la influencia de Estados Unidos en Latinoamérica, ha elogiado a WikiLeaks por exponer secretos estadounidenses y ha ofrecido palabras de apoyo a Assange.