El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, anunció hoy que una "comisión especial" con "apoyo de un comisionado de la OEA" investigará la matanza ocurrida el pasado día 15 durante un desalojo policial de campesinos "sin tierras" en una hacienda del nordeste del país.

En rueda de prensa, Lugo explicó que la comisión estará formada por "referentes notables de la sociedad civil paraguaya" y que la suya será una investigación independiente de la iniciada por los organismos jurisdiccionales del país.

Seis policías y once campesinos fallecieron en un enfrentamiento armado el pasado viernes en una hacienda de Curuguaty, a 350 kilómetros al noreste de Asunción, propiedad del conocido político y empresario Blas N. Riquelme.

Lo ocurrido fue un episodio de violencia insólita en Paraguay, país donde existe un enquistado conflicto por la posesión de tierras a causa de las masivas adjudicaciones irregulares que se produjeron durante la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-89).