Un alto responsable del Ejército yemení, el general Salem Qatan, murió hoy en un atentado suicida en la ciudad de Adén, 350 kilómetros al sur de Saná, informaron a Efe fuentes militares.

Qatan se dirigía en su vehículo acompañado de tres personas hacia su puesto de trabajo en un complejo militar, cuando, al reducir la velocidad a causa de un badén, un suicida que se encontraba apostado en el lugar detonó un cinturón de explosivos.

El general encabezaba operaciones contra Al Qaeda en la provincia meridional de Abian, feudo de esa organización, y desempeñó un papel destacado en este frente, por lo que su baja se considera un golpe fuerte contra el ejército.